Un consejo sobre cómo castigar a tu hijo…

Un consejo sobre cómo castigar a tu hijo…
Rate this post

Consejos Como Castigar Hijo. Leves diferencias en la forma de castigar a tus hijos puede hacer cambiar totalmente la forma en que el niño recibe el castigo. Analizando tres simples factores en cualquier castigo, se puede llegar a modificar de tal manera la sensación que éste crea en el niño, que deje de ser tomado como un castigo puro y duro, y pase a ser acogido como una negociación al dejar mucho más en sus manos la gestión de la resolución del conflicto.

Los tres factores que hay que tomar en cuenta respecto a la pérdida de privilegios (castigo) del niño son:

-La forma en que pierde el privilegio.

-La intención del padre al arrebatárselo.

-La creencia que deja en el niño.

Consejos Como Castigar Hijo. Leves diferencias en la forma de castigar a tus hijos puede hacer cambiar totalmente la forma en que el niño recibe el castigo. Analizando tres simples factores en cualquier castigo, se puede llegar a modificar de tal manera la sensación que éste crea en el niño, que deje de ser tomado como un castigo puro y duro, y pase a ser acogido como una negociación al dejar mucho más en sus manos la gestión de la resolución del conflicto.
Consejos Como Castigar Hijo. LAS FORMAS. Es fundamental la manera en la que se presenta el castigo o la pérdida de privilegios y condiciona gravemente todo el proceso.

Es evidente que los límites son necesarios. Desde que los pequeños son mayores de cuatro años hay que dejarles intervenir activamente en la resolución con la intención de hacerle sentir responsable de sus propios actos. Si son más pequeños la estrategia es diferente, pasa a ser de desviar y redirigir su atención hacia otra cosa que no cause conflicto. A partir de los cuatro años lo más aconsejable es dejar intervenir al niño y que él mismo empiece a gestionar la resolución de estos conflictos.

Vamos sobre un ejemplo práctico. En una casa cualquiera hay unas normas, unos límites, que en este caso pongamos que son que el niño debe hacer los deberes antes de las seis de la tarde, cuando sale al parque a jugar hasta las siete y media, hora en la que vuelve para empezar la ducha y la cena:

LA FORMA EN QUE SE PIERDE EL PRIVILEGIO

Lo primero que hay que tener en cuenta como padres a la hora de castigarlos o hacerles perder un privilegio, es la forma en la que se lo transmites.

Castigo puro y duro: “Cómo no hagas los deberes, te quedas sin jugar en el parque”

Pérdida de privilegio: “Si no haces los deberes, no te quedará tiempo para jugar porque a las siete y media tenemos que empezar a ducharnos”

Este leve giro en la presentación del conflicto al niño lo puede cambiar todo, ya que hace más responsable al niño de sus acciones y le deja más margen de maniobra para solventar el problema e intentar evitar las consecuencias no queridas. Esta presentación de la orden es vital en el proceso ya que condiciona irremediablemente el segundo y tercer factor:

LA INTENCIÓN DEL ADULTO AL ARREBATÁRSELO

Hay una gran diferencia en el objetivo que se permite según se hace uso de la primera o la segunda opción de presentación del castigo:

En el caso del castigo puro y duro la intención es que el niño sufra las consecuencias de no hacer a tiempo los deberes. Desde la visión del adulto hay un conflicto y debe haber un ganador y un perdedor que, en este caso, debe ser el niño por no cumplir las normas. Sin embargo, si el castigo es presentado como una pérdida de privilegios, la intención del adulto se encamina más hacia hacerle aprender que sus actos tienen consecuencias. El menor no se pondrá a la defensiva porque en ningún momento se vera atacado y siempre tendrá espacio de maniobra.

LA CREENCIA QUE DEJA EN EL NIÑO

El impacto que deja la primera opción en el niño no es positiva. No le encamina a aprender, el niño se siente retado y hasta cierto punto víctima de un chantaje. Por ello, no es raro que pueda sentirse poco querido, o con ganas desmedidas de revancha y en un estado de impotencia poco aconsejable.

En el segundo caso, la autoestima del pequeño queda intacta. No se siente retado ni que le hayan impuesto algo, sino que se lo toma como un aprendizaje. Simplemente debe decidir sobre un acto del que ya conoce las consecuencias y además, tu autoridad como adulto no se verá expuesta y además, el niño nunca pondrá en duda el sentimiento que le profesas.

Consejos Como Castigar Hijo. Leves diferencias en la forma de castigar a tus hijos puede hacer cambiar totalmente la forma en que el niño recibe el castigo. Analizando tres simples factores en cualquier castigo, se puede llegar a modificar de tal manera la sensación que éste crea en el niño, que deje de ser tomado como un castigo puro y duro, y pase a ser acogido como una negociación al dejar mucho más en sus manos la gestión de la resolución del conflicto.
Consejos Como Castigar Hijo. NO ES UNA PELEA. Un error es tomarse el conflicto como una lucha ne la que deba haber un ganador (el adulto) y un perdedor que deberá sufrir las consecuencias de su derrota (el niño).

Como último consejo, no debería caer en la tentación de simplemente usar un envoltorio diferente para castigar. La comunicación no verbal transmite más que las propias palabras y soltar una coletilla del tipo, “Ves, te lo dije. Tenías que haberme hecho caso” solo genera resentimiento. Para que realmente no impongas castigos, lo importante es olvidarte de entrar a luchar. No lo hagas, aunque te apetezca, respira y acepta que tu hijo debe aprender por sí mismo y aunque tardes más y estés cansado, es la mejor manera de que aprenda y asuma su responsabilidad sin que se resienta la relación entre ambos.

Consejos Como Castigar Hijo. F: EscuelaEnLaNube, FamiliasPositivas I: FamiliasPositivas, EscuelaEnLaNube,