Control del Estrés. La ansiedad es uno de los peores enemigos de un estudiante conforme se acercan las pruebas para las que se está preparando, especialmente en unos exámenes como los de la EBAU, que son la culminación no de un trimestre ni de un curso escolar, sino de todo un periodo educativo. Ya te avisamos de antemano que es imposible deshacerse totalmente de ella, pero te damos algunas claves para mitigarla...

Técnicas de Estudio. Control del estrés

Técnicas de Estudio. Control del estrés
5 (100%) 1 vote

Control del Estrés. La ansiedad es uno de los peores enemigos de un estudiante conforme se acercan las pruebas para las que se está preparando, especialmente en unos exámenes como los de la EBAU, que son la culminación no de un trimestre ni de un curso escolar, sino de todo un periodo educativo. Ya te avisamos de antemano que es imposible deshacerse totalmente de ella, pero te damos algunas claves para mitigarla…

Continuamos en nuestro blog con esta serie de posts con lo que os queremos transmitir algunas de las técnicas básicas de estudio. Después de mostraros La Lectura y Prelectura, El Subrayado, La Síntesis, La MnemotecniaEl Repaso, pasamos a profundizar en la del control del estrés o ansiedad previa a una prueba.

A nadie le resulta cómodo ser evaluado de alguna manera, y esto se refleja en la ansiedad e incluso la angustia que aparece conforme se acerca el momento. Nadie queda exento de ello y es altamente perjudicial para el estudiante, pues afecta directamente a las relaciones interpersonales, puede afectar a la autoestima, inhibe la espontaneidad en la comunicación, la creatividad, y también llega a empobrecer la retórica del examinado. Son mermas que un estudiante debe combatir.

Control del Estrés. Perfil del ‘estresado’

Los estudiantes suelen padecer un cuadro de estrés en las fechas previas a la evaluación. Y es que por mucho tiempo que lleves estudiando, pocos son los que se resisten a los nervios y al mal trago que provocan los exámenes. Sin embargo, mientras que todo se reduzca a los típicos nervios no pasa nada, el problema es cuando la ansiedad nos vence y afecta a nuestro rendimiento y a la calificación.

A continuación te damos algunas claves para que identifiques tu nivel de estrés; El primer paso para reducirlo es entender que lo estás sufriendo y poner soluciones para mitigarlo:

Me preocupo. Se acerca el examen y empiezo a plantearme si estoy bien preparado, si he estudiado todo lo que tenía que estudiar, si me va a dar tiempo…
El corazón me late muy rápido y/o me falta aire y la respiración es agitada. Horas e incluso días antes de la prueba me pongo más nervioso. Me tiemblan las manos o las piernas.
Realizo movimientos repetitivos con alguna parte de mi cuerpo, me quedo paralizado o mis movimientos son torpes.
siento miedo ante lo que se viene.
Los síntomas se somatizan, siento molestias en el estómago.
Fumo, como o bebo demasiado.
Tengo pensamientos o sentimientos negativos sobre el examen, malos presagios.
Me cuesta expresarme verbalmente o a veces tartamudeo. Me siento inseguro de mi mismo.
Se me seca la boca y tengo dificultades para tragar. Siento ganas de llorar.

Control del Estrés. Recomendaciones

Prepárate bien para el examen e incluye tantas autoevaluaciones como sea posible en tus repasos previos, ese es un factor que te da mucha confianza en tus posibilidades.
Una vida saludable siempre es un gran rival de la ansiedad: duerme lo suficiente, mantén una buena nutrición, no dejes de hacer ejercicio y no restrinjas demasiado tu actividad social.
Cuando pienses en el examen, hazlo positivamente: “Puedo hacer bien el examen” “ He estudiado y lo puedo sacar”; Anímate y motívate de cara al examen, piensa en lo que harás una vez que lo termines y que disfrutarás más en caso de salir contento de la prueba.
Deja de pensar si ves que te estás preocupando mucho, comparándote en exceso con tus compañeros o pensando en lo que otros pueden decir sobre la realización de tu examen.
Antes de ir a dormir la noche antes del examen, organiza todo lo que vas a necesitar para el examen: bolígrafo, lápiz, goma, calculadora… Comprueba con minuciosidad la hora y el lugar del examen.
Llega al examen a tiempo: no demasiado tarde pero tampoco demasiado temprano.
Sé prudente hablando con otros estudiantes sobre la materia de examen justo antes de entrar, especialmente si eso te pone aún más nervioso.
Sentado ya en la sala de examen distráete lo menos posible y cuando hayan distribuido ya el papel, cálmate respirando profundamente varias veces.
Lee con mucha atención todas las instrucciones del examen. Centra tu atención solamente en el examen; no pienses en lo que otros están haciendo ni pienses en exámenes anteriores ni en objetivos de futuro.
Si te encuentras con mucha ansiedad una vez comenzado, tómate unos minutos para relajarte. Estira los brazos y las piernas para relajarte. Hazlo un par de veces. Respira unas cuantas veces profundamente. Piensa en positivo: “Estoy bien y puedo hacerlo”. Después, concéntrate en el examen. Asocia las preguntas a su correspondiente tema o lectura.
Si el examen es más difícil de lo que esperabas trata de concentrarte y hacerlo lo mejor posible. ¡Puede bastar con conseguir un aprobado u otra nota razonable!
Cuando el examen acabe, pórtate bien contigo mismo. Si no tienes obligaciones, tómate una tarde libre. Si tienes que estudiar para otro examen, no podrás descansar durante mucho tiempo, pero al menos hacer una breva pausa te ayudará a ponerte las pilas, pasa un rato distendido con tus amigos y con la familia, y vuelve al estudio.

Te dejamos un audio para ayudarte a la relajación en una sesión de poco más de media hora.

Control del Estrés. F: UnoBrain, LaVidaPositiva, Uned I: ElPopular  Audio: Ivoox