¿Es nuestra mejor versión?

Vemos noticias diariamente en los periódicos de intentos de pactos educativos, ley para la mejora de la calidad educativa, libro blanco para la reforma, etc.

Pero cuando aparece una como ésta («Expulsan a un niño por repartir las pastillas del abuelo en el recreo«)  no reaccionamos de ninguna manera y lo vemos normal.

Al menos, hay alguien que se hace eco de la noticia, que tiene su importancia pedagógica, social y sociológicamente.

Mi pregunta es: ¿Ésta es la mejor solución que ofrecemos a la sociedad desde la Educación, la Pedagogía y el Magisterio? (Conste que soy maestro y psicopedagogo).

Recuerdo brevemente la noticia para que no olvidemos: El alumno tiene seis años, que tiene que cumplir normas porque la convivencia exige normas. Pero realmente ¿Sirve para algo éste castigo? ¿ A quién castiga, al padre o al hijo? ¿Es la medida reparadora o estamos haciendo un ídolo para otros pequeños?

Vaya desde aquí no una crítica, sino una simple reflexión. Evidentemente es necesario enseñarle a que no debe hacer esto,  pero con el nivel de conciencia de un niño de 6 años

¿Es consciente de lo que ha hecho?

¿Es consciente de la medida que se toma?

Lo que sí tengo claro es que alguna medida hay que tomar pero ¿es esta la más acertada?

¿No sería mejor tratar estos casos desde la atención individualizada, con los hábitos correctos de disciplina en los centros, con los que se podrían evitar numerosos casos de trastornos de conducta, de hábitos nocivos?

Si es así, considero que algo estamos haciendo mal. Me imagino que se habrán buscado mil alternativas para encontrar la mejor solución (colegio, inspección, AMPA…) y verdaderamente ¿a ésta es la conclusión que llegamos?

Seis años de edad,  Primero de Primaria, sanción por falta grave, tres días de expulsión a casa.

¿Es ésta nuestra mejor versión?

 

Foto tomada de: sevilla.abc.es

Leave a comment

Your email address will not be published. (Required)