Gardner Inteligencia Interpersonal. Mediadores de conflictos, maestros, políticos y consejeros son los poseedores de esta inteligencia definida por Gardner y que es una de las que más relevancia ha tomado bajo otros términos como Inteligencia Emocional. Esta inteligencia tiene que ver con el modo en el que aprendemos a analizar todo aquello que ocurre en nuestra mente, especialmente si se trata de emociones.

Gestionar emociones: La Inteligencia Interpersonal

Gardner Inteligencia Interpersonal. Mediadores de conflictos, maestros, políticos y consejeros son los poseedores de esta inteligencia definida por Gardner y que es una de las que más relevancia ha tomado bajo otros términos como Inteligencia Emocional. Esta inteligencia tiene que ver con el modo en el que aprendemos a analizar todo aquello que ocurre en nuestra mente, especialmente si se trata de emociones.

Por ejemplo, tener una sensación desagradable, analizarla, saber de dónde viene y por qué ocurre y a través de ese análisis extraer de la sensación desagradable el aprendizaje vital, la valiosa lección de vida que esta supone de cara al futuro. Hacer este proceso de manera casi inconsciente y con relativa facilidad y velocidad, es indicativo de que el individuo posee una Inteligencia Interpersonal desarrollada.

Las personas con esta inteligencia marcada suelen disfrutar con una buena conversación, aprenden en grupos o en parejas, y trabajan o hacen actividades con otras personas. Pasan mucho tiempo ayudando a otros y alistándose como voluntario para varias causas importantes. Además, son buenos mediadores de conflictos sociales.

Gardner Inteligencia Interpersonal. Un caso real

En su teoría, Howard Gardner nos explica esta inteligencia a través de un ejemplo real, como siempre. En este caso nos cuenta la historia de Anne Sullivan, que sin una formación específica en educación especial y casi ciega, aceptó la misión de educar a una niña de siete años sorda y ciega. Los esfuerzos de Anne por comunicarse con ella se complicaban aún más debido a la lucha emocional que sostenía la niña con el mundo que la rodeaba. Esto pasó en su primera cena juntas:

Anne no permitió a Helen poner la mano en su plato y tomar lo que quería, como se había acostumbrado a hacer con su familia. Se convirtió en una pugna de voluntades: la mano se metía en el plato, la mano era apartada con firmeza. La familia, muy trastornada, salió del comedor. Anne echó la llave a la puerta y empezó a comer mientras Helen se tiraba por el suelo pataleando y chillando, empujando y tirando de la silla de Anne. Tras media hora, Helen fue recorriendo la mesa buscando a su familia, descubrió que no había nadie más y esto la sacó de sus casillas. Finalmente se sentó y empezó a tomar el desayuno, pero con las manos. Anne le dio una cuchara y la lucha comenzó de nuevo.

Gardner Inteligencia Intrapersonal. Mediadores de conflictos, maestros, políticos y consejeros son los poseedores de esta inteligencia definida por Gardner y que es una de las que más relevancia ha tomado bajo otros términos como Inteligencia Emocional. Esta inteligencia tiene que ver con el modo en el que aprendemos a analizar todo aquello que ocurre en nuestra mente, especialmente si se trata de emociones.

Anne responde con sensibilidad a las reacciones de la niña y sabía que el mayor problema que iba a tener es entender cómo tenía que disciplinarla y controlarla, pero sin destruir su espíritu, sabía que debía ir despacio y ganarse su amor. Dos semanas después ocurrió el primer ‘milagro’. Anne se había llevado a Helen a una casita cercana a la casa de la familia, donde podían vivir solas y la personalidad de la niña tuvo un cambio radical, la terapia había funcionado:

El corazón me baila de alegría. ¡Ha ocurrido un milagro! La criatura salvaje hace dos semanas se ha transformado en una niña gentil.

Días después ocurrió la primera toma de contacto de Helen con el lenguaje, y desde ese momento en adelante, su progreso fue imparable. La clave del ‘milagro’ de Helen fue la penetración psicológica de Anne Sullivan.

Gardner Inteligencia Interpersonal. Conclusiones

La inteligencia Interpersonal se construye a partir de una capacidad nuclear para sentir distinciones entre los demás: en especial, contrastes en sus estados de ánimo, temperamentos, motivaciones e intenciones.En formas más avanzadas, esta inteligencia permite a un adulto hábil leer las intenciones y deseos de los demás, aunque se hayan tratado de ocultar.

Esta inteligencia se da de forma altamente sofisticada en los líderes religiosos o políticos, en los profesores y maestros, en los terapeutas y en los padres. La historia de Anne y Helen sugiere que esta inteligencia no depende del lenguaje.

Para más información sobre las aplicaciones educativas contacta con nosotros a través de estos medios.

Gardner Inteligencia Interpersonal. F: Uned, Mentesana, LaMenteEsMaravillosa I: Quod, DineroClub